Datos faciales: lo que necesita saber para la selección de los protectores faciales adecuados

Download PDF 1 por Kevin Beckerdite

 

 datos facialesEl uso de protectores faciales continúa aumentando a medida que los empleadores reconocen la versatilidad y protección adicional que brinda este producto. Los protectores faciales son idealmente aptos para entornos donde hay exposición a objetos que vuelan, desechos transportados por el aire, impactos, salpicaduras de productos químicos o radiación óptica nociva y cualquier otro entorno en que las gafas de seguridad resulten insuficientes. Disponibles en una amplia variedad de tamaños y con diferentes características, los protectores faciales ofrecen una solución versátil para entornos de alto riesgo y múltiples riesgos en prácticamente cualquier industria.

 

Los protectores faciales han sido ampliamente reconocidos como un elemento imperativo para reducir las lesiones laborales. La Norma Z87.1 del Instituto Nacional de Normalización Estadounidense (American National Standards Institute, ANSI) exige el uso de protección ocular y facial si las máquinas u operaciones presentan un riesgo potencial de lesiones oculares o faciales debido a agentes físicos, químicos o radiactivos. Debido a que son considerados una forma secundaria de equipo de protección personal (EPP), el ANSI exige el uso combinado de protectores faciales con gafas o lentes de protección de seguridad, ambos considerados una forma fundamental de protección. Muchos gerentes de seguridad incorporan protectores faciales en sus programas más allá de la orientación brindada por el ANSI para garantizar la mayor protección posible contra los peligros específicos de su entorno laboral.

 

A pesar de las reconocidas ventajas de seguridad que brindan los protectores faciales, el incumplimiento sigue siendo un problema. Las razones principales por las que los trabajadores no usan o se quitan los protectores faciales incluyen dificultad para lograr un calce cómodo o seguro y dificultad para usarlos apropiadamente. Sin embargo, el incumplimiento deja a los trabajadores en una situación de vulnerabilidad ante lesiones graves, que abarcan desde cortes hasta quemaduras químicas y ceguera permanente. El costo de una lesión ocular o facial para un individuo es significativo y puede oscilar desde tiempo perdido hasta gastos médicos continuos, incluida una capacidad reducida de disfrutar la vida o incluso ganarse el sustento. El impacto para los empleadores es significativo también. La Administración de Salud y Seguridad Ocupacional de los EE.UU. afirma que el costo de las lesiones oculares en el entorno laboral para empleadores supera los 300 millones de USD al año en tiempo de producción perdido, gastos médicos e indemnización al trabajador.

 

Es importante entender los diversos aspectos de los protectores faciales a fin de seleccionar aquellos que asegurarán óptima comodidad, calce seguro y facilidad de uso para la fuerza laboral. Cuando el uso de protectores faciales confiables forma parte de la cultura de seguridad de una organización, los trabajadores se benefician de un entorno más seguro y los empleadores se benefician de ahorros significativos por lesiones laborales. Este artículo analiza los factores que deben considerarse al seleccionar la protección facial para su fuerza laboral.

 

datos faciales2 La comodidad y el ajuste encabezan la lista

 

Los principales factores que respaldan el cumplimiento del uso de protectores faciales incluyen la comodidad y el ajuste. Los trabajadores cuyos protectores faciales carecen de estos atributos son más proclives a quitarse su EPP, incluso en presencia de peligros, por lo que quedan vulnerables a lesiones graves o incluso la muerte. Un protector facial debe ajustarse perfectamente, como un casco. La mejor manera de garantizar un buen calce es mediante la suspensión del protector facial, conocido como su protector de cabeza.

 

El ajuste adecuado es clave

 

El protector de cabeza suele ajustarse mediante una banda de sujeción para la cabeza que se adapta a la circunferencia y mediante una banda superior para lograr la profundidad adecuada. Las bandas flexibles y moldeadas tienden a ofrecer un ajuste más personalizado y la mayoría de los usuarios encuentran que es más fácil ajustar la banda mediante un sistema de trinquete en lugar de pasadores de bloqueo.

El ajuste que comúnmente pasa inadvertido es el de la banda superior. Al ajustar esta banda solo una vez, antes de realizar los otros ajustes, el usuario puede lograr la profundidad de calce adecuada y, por lo tanto, la mayor estabilidad general. Al usarlo adecuadamente, el protector facial debe estar centrado sobre el cuerpo para un equilibrio óptimo y la suspensión debe situarse entre una y media pulgada por encima de las cejas.

 

Si bien el protector de cabeza ajustable resulta fundamental para lograr un calce cómodo y seguro, evite opciones de ajuste que sean demasiado complejas. Los protectores de cabeza con demasiadas opciones o mecanismos de ajuste que demandan demasiado tiempo, esfuerzo o precisión pueden inhibir el uso adecuado. Si no se balancea la profundidad correctamente, el protector facial puede quedar inestable. Como resultado, el usuario tiene que esforzarse para trabajar con su cabeza en una posición rígida para que el protector no se balancee o deslice fuera de posición. A menudo, los trabajadores ajustan demasiado la banda de la cabeza para compensar el ajuste inadecuado de la profundidad. No obstante, el ajuste incorrecto de la banda de la cabeza puede causar dolores de cabeza, fatiga y puntos de presión dolorosos, lo que puede llevar a distracciones o incluso a la remoción del protector por completo.

 

Los protectores de cabeza bien diseñados pueden marcar una gran diferencia en la comodidad y satisfacción del trabajador que usa el protector facial. Un protector de cabeza mal diseñado pueden incrustarse en la frente del usuario y la presión mal distribuida a lo largo de la suspensión causará una sensación de peso excesivo, así como fatiga y malestar. Busque bandas para la cabeza más anchas que distribuyan la presión de forma más pareja por la frente y que presenten una almohadilla de calidad de caucho firme o telas más suaves con amortiguación para promover la comodidad durante toda la jornada laboral.

 

Facilidad de uso

 

Otro factor que respalda el cumplimiento del uso de protectores faciales es la facilidad de uso. Independientemente de que se use solo o en conjunto con otros equipos de protección, como lentes.

 

Dado que los protectores faciales casi siempre se usan en conjunto con otras formas de EPP, la interacción entre ambos necesita ser sencilla para asegurar el éxito en el cumplimiento. Por lo general, los protectores faciales se usan en simultáneo con cascos; también pueden usarse orejeras protectoras, guantes y otros dispositivos. Al usar conjuntamente cascos con protectores faciales, observe si existen espacios entre la visera del casco y el soporte del protector facial.Un espacio libre allí puede permitir la entrada de partículas por detrás del visor o incluso provocar que se desprenda el protector facial. Dado que los entornos laborales a menudo contienen una variedad de modelos de casco, busque un diseño sencillo de protector facial que se adapte a una amplia gama de cascos, no solo uno o dos modelos, para lograr un ajuste seguro universal para la mayoría de las combinaciones. Para los trabajadores que usan protección para las manos, tenga en cuenta que su destreza manual se ve restringida, por lo que resulta fundamental que el calce del protector facial y los mecanismos de ajuste sean fáciles aún usando guantes.

 

Consideraciones adicionales

 

Los rayones son la razón número uno de reemplazo de protectores faciales. Los visores tratados con recubrimientos resistentes a rayones son una elección popular porque aseguran óptima visibilidad y prolongan la vida útil del visor. De forma similar, en entornos de alta temperatura y humedad donde el empañamiento es un problema de seguridad, los recubrimientos anti empañantes son una solución importante para promover y prolongar una visibilidad clara. Para aplicaciones especializadas, como aquéllas donde están presentes altas temperaturas y/o radiación infrarroja, hay disponibles visores para protectores faciales con lentes en varias tonalidades o con revestimientos antirreflejo. En entornos electrificados, los protectores faciales y el resto de EPP deben cumplir con la calificación dieléctrica apropiada. Asegúrese de que las bisagras, las trabas y los demás accesorios utilizados como protección secundaria sean no conductivos para mantener la calidad dieléctrica del EPP en su totalidad y evitar el riesgo de descargas eléctricas.

 

Cuando no están en uso, los protectores faciales generalmente se llevan por encima de la cabeza. Si hay áreas con poco espacio, asegúrese de que el diseño discreto del protector facial no provoque interferencias peligrosas cuando sea utilizado por encima de la cabeza. Asimismo, si los trabajadores suelen utilizar los protectores levantados, busque un diseño que centralice su propio peso cuando el protector facial este alzado para evitar la fatiga y proporcionar la máxima comodidad.

 

Al igual que con todos los otros EPP, es importante seleccionar un protector facial que permita que los trabajadores se concentren en sus tareas y no en sus equipos de protección. Cuando se trata de asegurar un ajuste seguro, comodidad durante toda la jornada laboral y facilidad de uso, busque aquellos productos cuyos sistemas sean sencillos, rápidos y sin complicaciones y cuyas características permitan que los usuarios se los coloquen y se olviden de ellos, aún cuando se usen otros EPP en simultáneo. Cuando los empleadores eligen el protector facial correcto para sus trabajadores, ambos se benefician, los trabajadores con una mayor protección y tranquilidad y los empleadores con una fuerza de trabajo más segura y productiva.

 

Fuente: EHS Today ejemplar de mayo de 2013 por Kevin Beckerdite, Gerente de Productos, Protectores Faciales Uvex®, North® y Fibre-Metal®, Honeywell Safety Products

Download PDF 1