La conservación auditiva en la industria metalúrgica

HL VeriPRO Application1_small  download_pdf_button2 

  

  

 

  

 Por: Theresa Y. Schulz, Ph.D., gerente de conservación auditiva de Honeywell Safety Products

 

Selección para la protección auditiva 

A pesar de la inversión y la atención permanentes de toda la industria en los programas de conservación auditiva y las soluciones de ingeniería, los trabajadores de toda la industria metalúrgica están expuestos a niveles de ruido extremos y al potencial de pérdida auditiva inducida por el ruido.

Un tapón de espuma con el ajuste adecuado ofrece una solución sencilla para el más elevado nivel de protección, recomendado en aquellos casos en que puede surgir exposición a niveles de ruido potencialmente nocivos. Se ofrece una gran variedad de formas y tamaños de tapones de espuma. Puede obtener consejos para logar el mejor ajuste en www.honeywellsafety.com/la. 

Si la suciedad de las manos o los guantes dificultan el uso de tapones de espuma moldeables, considere un protector auditivo con cabillo. Incluso algunos tapones de espuma incluyen un cabillo para su inserción.

Los tapones reutilizables suelen ser la mejor opción para los niveles de ruido intermitentes o para situaciones en las que los niveles pueden exigir levantar la voz para una comunicación clara. Estos tapones pueden quitarse rápida y fácilmente o reemplazarse cuando los niveles de ruido aumentan o disminuyen. Los modelos reutilizables suelen estar disponibles en diversas formas y tamaños, a fin de adaptarse a las variaciones de los canales auditivos de los usuarios. 

Las orejeras pueden utilizarse solas o con tapones para insertar de algún tipo. Por lo general, cuanto más grande es la copa de la orejera, mayor es la atenuación o la reducción del ruido. La regla de oro para la protección doble es agregar 5 dB a la atenuación del tapón para utilizarlo en combinación con una orejera. Generalmente, el tapón tiene un ajuste más variable.

En aquellos casos en que se necesitan protección auditiva y comunicaciones claras, la tecnología moderna de equipos de protección personal ofrece dos tipos de soluciones (ambas derriban la respuesta de la "vieja escuela" a esta situación, conforme a la cual los trabajadores que se encuentran en un entorno ruidoso simplemente deben quitarse las orejeras cuando alguien les habla. Por motivos obvios, no es una solución recomendada).  

Un protector auditivo de "atenuación uniforme" ofrece una respuesta básica. A diferencia de los tapones tradicionales, que inherentemente bloquean más sonidos de alta frecuencia de la voz humana, este tipo de protector posee filtros (electrónicos o no electrónicos) para reducir la cantidad de ruido que llega al oído, pero lo hacen prácticamente de manera equitativa en todas las frecuencias. Por lo tanto, un protector de atenuación uniforme permite el paso de más sonidos de voces de alta frecuencia, a fin de que se comprenda más fácilmente el habla.

Para obtener la solución más sofisticada en términos tecnológicos, considere un sistema de comunicación. Este dispositivo avanzado incorpora protección auditiva, reducción de ruido activa y amplificación de la señal de voz. Se recomienda para aquellos escenarios en que la comunicación clara es fundamental, como en lugares de trabajo donde la mala comprensión de una comunicación verbal podría provocar una lesión o incluso una fatalidad. 

 

Acceso a la protección auditiva 

Cada vez más, los trabajadores son móviles, ya sea cuando se desplazan entre lugares de trabajo o simplemente al entrar o salir de áreas con niveles de ruido peligrosos. Los desafíos que plantean los trabajadores móviles incluyen niveles de exposición desconocidos, disponibilidad incierta de equipos de protección y dificultades en el monitoreo de uso de equipo de protección personal (EPP). 

Debería haber EPP disponible en todos los lugares de trabajo; en todos los sectores en que resulte necesario. Los trabajadores deberían saber cuándo y cómo utilizar su protección auditiva. Una buena regla de oro es que si uno debe gritar para hablar con alguien que está a una distancia aproximada de un brazo, ambos deberían utilizar protección auditiva. Los tapones pueden guardarse en los bolsillos y los reutilizables vienen con un estuche que permite mantenerlos limpios y al alcance de la mano. Pueden utilizarse broches de cinturón con numerosas orejeras y las orejeras plegables pueden guardarse en un estuche para cinturón opcional. 

Los trabajadores deben utilizar los controles de ingeniería disponibles. En ocasiones, la reducción del ruido puede resultar tan sencilla como cerrar las puertas de la cabina de equipos pesados.

 

Más que solo protección auditiva 

La industria metalúrgica presenta una sorprendente variedad de peligros auditivos, tales como maquinaria, equipos y herramientas de corte, moldeado, estampado y modelado de todas las variedades que agreden los oídos con ruidos constantes, intermitentes e impactos de todo tipo.

En un entorno dinámico como este, donde el personal y las máquinas se mueven constantemente, es fundamental que los trabajadores no pierdan consciencia de la situación para operar de manera segura. No obstante, no pueden limitarse a utilizar permanentemente protección máxima para bloquear todos los ruidos peligrosos. Dicha sobreprotección podría, con mucha facilidad, hacerlos perder comunicaciones verbales importantes o señales de advertencia. Tampoco pueden quitarse periódicamente los protectores auditivos para monitorear máquinas o hablar con colegas. Ese es un medio seguro para poner en peligro la pérdida auditiva inducida por el ruido permanente. 

Otro factor de riesgo: toxinas peligrosas. La ciencia ha determinado que algunas sustancias químicas presentes en el lugar de trabajo (como benceno, tolueno y xileno) son ototóxicas. Estos venenos para los oídos, literalmente, pueden atravesar la piel o inhalarse como vapores y producen daños similares a los provocados por la exposición al ruido nocivo en las células pilosas del oído.

Lo que es incluso más inquietante es que el impacto combinado del ruido y las sustancias químicas es sinérgico; juntos, pueden producir mucho más daño que la exposición a cualquier peligro por separado.

 

Afortunadamente, el EPP moderno ofrece soluciones efectivas. 

El uso de ropa de seguridad y respiradores en áreas de elevada exposición a sustancias químicas puede proteger contra los efectos de las ototoxinas. Tal vez, las pruebas de ajuste adecuadas para tapones han resultado el paso único más importante para ayudar a los trabajadores a elegir el nivel correcto de protección auditiva para sus lugares de trabajo y los sistemas que integran protección auditiva con funciones de comunicación pueden garantizar las comunicaciones claras en entornos peligrosos y cambiantes: permiten tener consciencia de la situación y una comunicación mejorada por radio o cara a cara y, al mismo tiempo, proteger la audición.

 

Conclusión 

Independientemente de la necesidad de un programa de conservación auditiva, el objetivo es tener un entorno de trabajo seguro en todas las ubicaciones laborales. Los trabajadores deberían volver a sus hogares con el mismo nivel de salud y bienestar con que llegan al trabajo. El uso de la protección auditiva adecuada mantiene la salud auditiva de un trabajador, pero también permite que ese trabajador complete de manera segura su trabajo.

Las reglamentaciones exigen que los empleados utilicen protección auditiva adecuada en el trabajo. Encontrar las protecciones auditivas adecuadas para la gran cantidad de necesidades que se presentan en los lugares de trabajo de la industria metalúrgica no solo proporciona cumplimiento, sino que también garantiza que los trabajadores permanezcan protegidos y productivos.

 

 

 download_pdf_button2  

 

 

 

Para obtener instrucciones sobre un ajuste adecuado,  

visite www.honeywellsafety.com/la

 

 


 

 

 

 

 

 

 

>

 

>