La protección Comienza por la Cabeza

  Download PDF 1Seleccionar y dar Mantenimiento a su Casco
 

 

 

Los cascos son uno de los equipos de protección personal usados más comúnmente, sin embargo, las le- siones en la cabeza constituyen un número significativo de lesiones ocu- pacionales que requieren varios días de ausencia. De acuerdo con el Buró de Estadísticas del Trabajo de los Es- tados Unidos, más de 76.000 de las 1.2 millones de lesiones en el lugar de trabajo que requirieron de al me- nos un día de ausencia en 2010, se debieron a lesiones ocupacionales en la cabeza. Estas lesiones fueron desde golpes menores y contusiones hasta traumas severos, que pueden resultar en la muerte. Además, cual- quier lesión en la cabeza sufrida por un trabajador puede ocasionar gas- tos directos o indirectos significativos para la compañía. Por estos motivos, es importante conocer las opciones de cascos – así como su uso y cui- dado apropiados – para asegurar que los trabajadores estén protegidos.

 
Selección y Estándares
Cuando se trata de seleccionar

un casco, el desempeño debe ser la consideración número uno. La Ad- ministración de Seguridad y Salud Ocupacional de los Estados Unidos (OSHA) y la Asociación Canadiense de Estándares (CSA) han establecido estándares para ayudar a asegurar que los trabajadores tengan la pro- tección adecuada. Estas organizacio- nes requieren el cumplimiento con los estándares ANSI Z89.1-2009 y CSA Z94.1 respectivamente, y cada están- dar especifica dos niveles (tipos) de protección.  La-proteccion-Comienza- por-la-Cabeza-2  

Tipo 1 en comparación con el Tipo 2

Los cascos etiquetados ANSI Tipo I/ CSA Tipo 1 están diseñados para pro- teger al usuario contra impacto y pe- netración en la corona, o en la parte superior de la cabeza, solamente. Es- tos son los más utilizados en los Es- tados Unidos. En contraste, los cas- cos ANSI Tipo II/CSA Tipo 2 protegen contra impactos en la parte superior así como laterales, y son los más co- múnmente usados en Canadá debido a los estándares de seguridad allí es- tablecidos. Mientras que los cascos Tipo II/Tipo 2 son ligeramente más grandes, pesados y producen más calor al usarlos, el nivel de protección adicional que ofrecen puede salvar la vida. De hecho, la adopción de los cascos Tipo II está en aumento en los Estados Unidos conforme los emplea- dores se vuelven más conscientes de la mayor protección que ofrecen. Eva- lúe los riesgos en su lugar de traba- jo para determinar el tipo adecuado de protección. Al seleccionar cascos Tipo II/Tipo 2, busque características como forros que permitan la ventila- ción para fomentar un uso seguro y cómodo durante todo el día.

La-proteccion-Comienza- por-la-Cabeza-3  


 

La-proteccion-Comienza- por-la-Cabeza-1
Riesgos eléctricos y designaciones de Clase E, G y C

 
La-proteccion-Comienza- por-la-Cabeza-4En ambientes en los que los trabajadores pueden estar expuestos a riesgos eléctricos, los cascos deben pro- teger contra descargas eléctricas, quemaduras y electrocu- ción. Los cascos dieléctricos están diseñados justamente para hacer eso, y están designados como Clase E y Clase G. Los cascos Clase E están probados para soportar 20.000 vol- tios, mientras que los cascos Clase G están probados para resistir 2.200 voltios. Los cascos marcados como Clase C son conductores, lo que sig- nifica que permiten que el flujo de corriente eléctrica pase a través del casco hasta el usuario y, por lo tanto, su uso no se recomienda donde haya riesgos eléctricos.

 La-proteccion-Comienza- por-la-Cabeza-8Las evaluaciones ANSI y CSA para cascos dieléctricos son las mismas, y pueden encontrar- se grabadas en la parte inferior de la visera. Asegúrese de hacer una evaluación de riesgos en el lugar de trabajo para determinar la posibilidad de exposición a voltaje y su cantidad y si se requiere protección dieléctrica. Además del casco en sí mismo, ase- gúrese de considerar los sistemas de montaje utilizados para conectar la protección facial o auditiva adicional a los cascos. El sistema de conexión puede alterar la capacidad dieléctrica del casco. Asegúrese de confirmar si es seguro utilizar el sistema de mon- taje seleccionado. Finalmente, nunca perfore orificios en un casco, ya que esto afecta severamente las propieda- des dieléctricas del mismo.



Opciones de Suspensión
La-proteccion-Comienza- por-la-Cabeza-5


La suspensión de un casco es la es- tructura interna que absorbe y distri- buye la energía de un impacto. Los cascos suelen venir con suspensio- nes de cuatro, seis u ocho puntos fa- bricadas de distintos materiales, inclu- yendo tela, cinta de nylon y plástico. El número de puntos indica cuántas conexiones existen entre la suspen- sión y el casco. Los cascos con más puntos de suspensión tienen una ma- yor capacidad para distribuir el peso– y el impacto – en un área más am- plia, lo que puede ayudar a minimizar los efectos de un impacto.


 

Además, cuanto mayor sea el número de pun- tos de suspensión, mayor será el nivel de comodidad y estabilidad.

Como el peso del casco se distribuye más uni- formemente, se siente más liviano y reduce la sensación de “bamboleo” que experimentan algunos usuarios. Es muy importante notar que la cásca- ra y la suspensión de un casco están diseñadas y probadas para funcionar como un sistema completo. Por lo tanto, si debe remplazarse la suspen- sión de un casco, deberá remplazar- se con una del mismo fabricante para asegurar que cumpla con los criterios de protección. Sin importar si tiene cuatro, seis u ocho puntos, los tres tipos de suspensión son capaces de ofrecer la protección contra impactos requerida para cumplir con los están- dares ANSI y CSA.

 

Uso Invertido

La-proteccion-Comienza- por-la-Cabeza-6

Usar un casco de seguridad hacia atrás es algo común. Sin embargo, no todos los cascos están diseñados para usarse hacia atrás. Como respuesta a esta popularidad, ANSI actualizó su estándar de 2009 para incluir prue- bas opcionales de uso invertido para los cascos. Hoy en día, los cascos que cumplen con los estándares para uso invertido están marcados con un símbolo que representa dos flechas adosadas en un círculo (ver ilustra- ción). Busque este símbolo al selec- cionar protección para la cabeza. Los cascos sin este símbolo no están aprobados para usarse hacia atrás y pueden poner a un individuo en riesgo de sufrir una lesión grave si los usa de ese modo. Para usar un casco ha- cia atrás, muchos modelos requieren que el usuario retire la suspensión, la coloque de forma invertida y después la reinstale. Este proceso puede to- mar varios minutos y, para hacerlo de forma segura, el trabajador debe salir del área de riesgo.

La-proteccion-Comienza- por-la-Cabeza-7

Esto no solo con- sume tiempo valioso, sino que pone al usuario en un riesgo significativo si la suspensión no se reinstala apro- piadamente. Busque cascos con sus- pensiones que sean fáciles de invertir. Solo toma unos segundos invertir los cascos cuyos arneses tengan articula- ciones rebatibles sin tener que retirar la suspensión y, por lo tanto, mejoran- do el cumplimiento del trabajador, la seguridad y la productividad.

 

Para mayor información:
- contáctese con su Distribuidor Honeywell más cercano
- llame a la nuestro Customer Service:

                        Latinoamérica: + 55.11.3309.1021
                        México: 001.800.446.1495
                        Argentina: + 54.11.4302.5802
- contáctenos a través de hsp.latino@honeywell.com


Download PDF 1

 

 

 

 

 

 

>

 

>